lunes, 24 de mayo de 2010

Zafiro y acero (Medellín, Colombia)

Será la luz de esta ciudad la que tiene la propiedad de convertir las estructuras más pesadas en ligeras y transparentes o será un fenómeno que se presenta siempre que se juntan estos dos elementos: luz y metal.
En este rincón donde el vidrio ha reemplazado las paredes y que sirve para iluminar un salón de grandes proporciones, la luz atraviesa con intensidad los cristales convirtiendo el metal en una superficie tan satinada, que para el observador aparece como si no tuviera relación con la dureza y la pesadez de ese material.
Tal vez por esa cualidad de la luz de esta ciudad o de cualquier ciudad del mundo la combinación de metal y vidrio se ha hecho tan popular. Cada uno de estos elementos le entrega al otro algo de sus características.
Aunque en esta ciudad el azul del cielo es de tal intensidad que convierte un vidrio corriente en un cristal que recuerda los destellos del zafiro. La combinación de vigas y columnas se ve convertida, por efectos de esta luz, en un poderoso armazón de acero.

3 comentarios:

  1. Jaime Alberto Barrientos25 de mayo de 2010, 18:03

    Con esa referencia, cree uno que en cualquier momento el tiempo se va a detener y, como por arte de magia, en el cuadro aparecerán los protagonistas de esa serie que muy pocos vimos pero que la recordamos intensamente.

    ResponderEliminar
  2. El lugar de la fotografía donde se encuentra

    ResponderEliminar