viernes, 6 de agosto de 2010

Loneliness (Medellín, Colombia)

Aisladas como en cualquier lugar del mundo e intemporales como el deseo o las imágenes que aparecen en los sueños, estas aves descansan durante un momento de su vuelo infinito.
Se han vuelto tan conspicuas en los cielos y en los lugares más inesperados de nuestras calles que nadie las volvió a incorporar a su realidad inmediata. Tal vez si desaparecieran de repente uno empezaría a echarlas de menos. Sin embargo por ahora sólo son un decorado que se mueve constantemente por el paisaje urbano. A veces forman composiciones tan desapacibles como ésta, donde se combinan con el cielo para darle la sensación a quien las mire, un instante, que está contemplando una extraña representación de la melancolía que puede suscitar esta urbe.

1 comentario:

  1. Jaime Alberto Barrientos9 de agosto de 2010, 12:13

    Más bien, una de las lámparas trata infructuosamente de alcanzar a las aves que se posan sobre lo que podría ser el lomo de un animal antediluviano hecho de metal.

    ResponderEliminar