miércoles, 20 de octubre de 2010

Prohibiciones (Medellín, Colombia)

Las ciudades, que históricamente han dado cobijo a todos los ensayos y a todos los soñadores, que se abren gozosas a todo lo nuevo y a todas las posibilidades de la civilización, se dejan llevar también por el prurito de la norma.
Cientos de avisos les dicen a sus habitantes qué hacer y cómo vivir, llegando a veces a los extremos.
Este vagón que recorrió las carrileras de Antioquia llevando y trayendo sueños, terminó anclado en un rincón donde hasta se le prohíbe soñar con el viento y con la lluvia que azotaba sus ventanas, mientras que las miradas ansiosas de los pasajeros se bebían el panorama en cada viaje. Tal vez sus paredes todavía estén impregnadas con las esperanzas de los afortunados que viajaron en su interior.
Ahora que se ha detenido para siempre, nadie puede viajar en él, como si para viajar hubiera que moverse en el espacio, como si para viajar uno necesitara desplazarse de un lugar a otro. Tal vez los que se apropiaron de este vagón no saben que para la imaginación no hay lugares prohibidos para viajar y que ésta no reconoce exclusiones de ningún género.

1 comentario:

  1. Jaime Alberto Barrientos21 de octubre de 2010, 12:01

    Tal vez por eso mismo siguen prohibiéndole a uno viajar en este lugar.

    ResponderEliminar