domingo, 23 de diciembre de 2012

Sólo el viento (Medellín, Colombia)

El viento silba y las dunas de arena con su movimiento incesante transforman el paisaje. El hogar de este hombre debe encontrarse a kilómetros de distancia y sin embargo se le ve tranquilo prestando atención a los sonidos del desierto: leves, sutiles.
Era una época cuando el silencio era tan apreciado y sin embargo tan común.
Qué maravillosos tiempos aquellos cuando el sonido no se derrochaba en niveles tan desaforados como en esta época, en la que vivimos, donde el ruido nos ataca con la misma violencia que las tormentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario