jueves, 23 de mayo de 2013

Corazón de maíz (Medellín, Antioquia)

El maíz que está en la base de tantas civilizaciones americanas aparece en este plato, y en primer plano, para seducir con su color y forma el ojo del comensal.
En segundos nos evoca a algunos Hombres de maíz la novela del poco recordado por estos días nobel guatemalteco Miguel Ángel Asturias, centrada en el conflicto que enfrenta a dos clases de hombres: los que consideran el maíz como un alimento sagrado y, por ende, hacen un uso racional de él, contra los que lo ven simplemente como una mercancía, un producto comercial. Una obra que mediante un lenguaje surrealista se adentra en las tradiciones orales y ancestrales de los pueblos indígenas centroamericanos, incluyendo mitos, leyendas, poemas y canciones.
Pero también nos recuerda el extenso poema Memoria sobre el cultivo del maíz del año 1866 escrito en “antioqueño” como lo dijera el gran autor, tan cercano a la tierra y a nuestro acervo cultural: Gregorio Gutiérrez González, quien con un lenguaje realista y directo describe la existencia en esta tierra de este don de la naturaleza.
Todo eso me pasó por la mente mientras saboreaba con anticipación esta cazuela en cuyo interior esperaban los no menos deliciosos fríjoles, que combinados con los otros ingredientes siempre son una buena elección; sin olvidar la arepa, complemento infaltable de nuestra cocina, a la que se le dio, en este caso, el original toque de una forma de corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario