jueves, 30 de mayo de 2013

Un tótem rojo (Medellín, Colombia)

En una pequeña glorieta se levanta una escultura que llama la atención por el color rojo intenso de su superficie pero sobre todo por la forma que recuerda de manera extraña e incomprensible a los tótems precolombinos; esos tótems que se dirigían hacia el cielo invocando quién sabe a cuáles dioses.
Esta escultura quizá no tenga la finalidad de apaciguar o exaltar deidades, pero lo que si logra es tranquilizar el espíritu como tantas creaciones humanas que con su forma modular no perturban la mente de quienes las miran con detenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario