sábado, 21 de septiembre de 2013

El generoso regalador de minutos (Medellín, Colombia)

Una imagen común en esta ciudad es la de los vendedores de minutos que recorren las calles de El Centro o se establecen permanentemente en un parque o en una esquina concurrida para alquilar celulares, generalmente por cortos períodos de tiempo. Vender minutos es un negocio generalizado.
Pero en este caso particular este dueño del tiempo (metafóricamente hablando) es un personaje que comparte con un transeúnte elegido al azar un minuto de lectura. Generalmente se trata de poemas que duran alrededor de 60 segundos.
Y lo mejor de todo es que no cobra por su lectura, aunque su actividad está inspirada en un vendedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario