lunes, 6 de noviembre de 2017

La música es así II

La música, una actividad que une a los seres humanos también es una de esas actividades que afectan de manera distinta a cada individuo en particular. Cada uno tiene una relación íntima y personal con ella. Como estos tres músicos que en Junín interpretan aires regionales con la actitud de quien apenas está conociendo a sus amigos: con cautela pero también con ciertos desencuentros que tal vez el tiempo logre soslayar.
Por ahora alguna nota se atrasa o se adelanta cuando no es que se pierde definitivamente a causa de una mano que no logra manejar con más habilidad el instrumento.
De todas maneras, y a pesar de las notas desafinadas, una mañana de sábado un paseo peatonal de El Centro se vio animado por tres hombres absolutamente concentrados en hacer lo que más les gusta: música.

jueves, 26 de octubre de 2017

Una perspectiva clásica (Medellín, Colombia)


Uno de los edificios más emblemáticos del sector conocido como Guayaquil fue diseñado por el arquitecto Carlos Carré y es llamado comúnmente Edificio Carré. Fue construido en 1893 y restaurado a principios del presente siglo. Pocos son los habitantes que no conocen esta edificación que por el oriente da a la carrera Carabobo y por el occidente a la Plaza de Cisneros más conocida hoy como Plaza de la Luz.
Su historia como la de muchos lugares va desde la admiración que despertó su construcción novedosa hasta la casi desaparición por cuenta del abandono para renacer de nuevo al estado en el que se encuentra hoy como la sede de una de las Secretarías de la administración municipal.
Esta perspectiva es una de las fotografías clásicas que se encuentra en muchas de las publicaciones sobre Medellín y sobre un edificio que es visto como hito arquitectónico de la ciudad por la sobriedad de su diseño y porque rememora una época que a pesar de haber sido marcada por etapas tumultuosas evoca un tiempo sino más feliz sí más tranquilo.

viernes, 6 de octubre de 2017

Mirar al cielo (Medellín, Colombia)

Pocas veces se nos ocurre mirar al cielo cuando recorremos El Centro. No es fácil abstraerse del ruido, de la gente que camina apresuradamente, del smog, en fin de todo lo que caracteriza una ciudad. Aunque a esta le faltan los rascacielos que dibujan el perfil de las metrópolis, no adolece de las multitudes que recorren con prisa las calles como si de verdad tuvieran un destino definido, arrastrando cualquier obstáculo.
Pero mirar al cielo, aunque para algunos pueda significar mirar al vacío y sobre todo cuando el azul profundo -tan característico de este valle- no está alterado por el smog o por las nubes que se apoderan de todo el espacio, a veces trae sorpresas como ésta: un avión solitario, silencioso, que se desplaza subrepticiamente. Ignorado por todos menos por quienes abandonan o regresan en él a la ciudad que, donde vayan, siempre está con ellos.

miércoles, 7 de junio de 2017

Gótico en el trópico (Medellín, Antioquia)

Esta fotografía induce a pensar que el edificio al que corresponde esta cúpula está rodeado por una espesura lujuriante como se esperaría de un lugar ubicado en plena zona tórrida. Sin embargo esta ciudad construida en un valle en medio de los Andes tiene un clima que se asemeja poco a los calores que identifican el trópico.
En realidad son pocos los árboles que rodean este edificio llamado Palacio de la cultura Rafael Uribe Uribe, nombre que se le dio a la vieja sede de la Gobernación de Antioquia, después del traslado de la administración departamental en la década de los ochenta.
Construido en estilo neogótico, por el arquitecto belga Agustin Goovaerts, es una de las pocas edificaciones de este estilo que quedan en El Centro y que permiten recordar, a los que habitamos esta ciudad y a quienes la visitan, la belleza de la arquitectura que alguna vez caracterizó el centro de la Bella Villa.

martes, 30 de mayo de 2017

Ikebana (Medellín, Colombia)

Espontáneamente la naturaleza logra la sutileza, riqueza y profundidad que alcanzan los grandes maestros en esta disciplina después de mucho tiempo. Hasta los japoneses, expertos en el ya centenario arte de los arreglos florales, admirarían las composiciones que pueden verse en esta ciudad a cada momento, donde sólo hay que tener la mirada atenta para encontrarlas en cualquier jardín.

domingo, 23 de abril de 2017

Atrapados (Medellín, Colombia)

El encanto de las flores está fuera de toda discusión y atrapa el interés de la gente, sobre todo en una ciudad que se precia de engalanarse con ellas todo el año.
Las flores seducen a personas y animales por diferentes razones: a los seres humanos por su belleza y a los animales por la posibilidad de alimentarse. Pero a veces las flores pueden tener un lado amargo, pueden convertirse en una trampa.
Al parecer no todas las flores son tan fáciles de polinizar como las rosas o las margaritas. Esta flor blanca de un carbonero le dificulta su tarea a las abejas.
Las que se atreven a internarse entre sus filamentos corren el riesgo de quedar atrapadas.
Otro drama que se suma a todos los que se escenifican diariamente por la supervivencia en este valle; tanto entre los grandes como entre los pequeños.

miércoles, 19 de abril de 2017

El silencio de las campanas (Medellín, Colombia)

Hubo un tiempo en que las campanas anunciaban celebraciones o desastres. Un tiempo en el que su canto convocaba. Un tiempo en el que en el tañer de los bronces se podía identificar la alegría, la tristeza o la solemnidad; y en su doblar la muerte.
Hoy, en esta ciudad, las campanas han cedido su voz a los parlantes. Sólo queda de ellas una imagen quieta en lo alto de algunas iglesias. Un recuerdo detenido en la memoria de quienes hasta las identificaron por su timbre.
Hoy la gente pasa frente a los templos, donde permanecen inmóviles y en silencio como una huella de una época casi olvidada, sin percatarse de que tal vez en su corta vida nunca han oído su sonido claro y distinto.
Sin arrebatos. Sin echarse al vuelo, las campanas se adentraron suavemente en el pasado.

martes, 21 de febrero de 2017

Una escena dominical

 Bajo la tutela de una escultura alusiva a los legendarios silleteros se desarrolla una escena que, con algunas variantes, debe repetirse todos los domingos en este pequeño parque. Las infaltables comadres se ponen al día mientras un sol parco les permite, como a los compradores de baratijas, regodearse con el buen clima en una zona de la ciudad generalmente fría. Artesanos de todas las condiciones ofrecen sus mercancías mientras alrededor de la placita la gente que recién sale de misa se dirige a sus casas o a los restaurantes aledaños y personajes de trazas diferentes van y vienen dando un color especial al lugar.
Un domingo apacible en un corregimiento de la ciudad que cada vez se convierte en destino de turistas locales y hasta foráneos. Quizá porque la tranquilidad se ha vuelto un lujo en una ciudad donde el ruido y la velocidad dominan la cotidianidad de todo el mundo.

jueves, 9 de febrero de 2017

Seguridad (Medellín,Colombia)

En esta ciudad que históricamente se ha dedicado al comercio se vende y se compra de todo. Hasta la basura se ha convertido en un negocio, alimentado por los recicladores que recorren las calles de la ciudad recogiendo y comprando, a veces, por precios irrisorios cosas que ya no sirven. Ha alcanzado tal magnitud que ya necesita ser vigilado por cámaras de vídeo como los grandes centros comerciales.
La corriente inagotable de basura que produce nuestro tiempo termina en lugares como éste donde se vende o se cambia por objetos igualmente desechados. Y aunque parezca improbable son muchos los que caminan por este laberinto con la mirada atenta, prestos a rescatar algún objeto que satisfaga alguna necesidad y por qué no hasta un anhelo largamente acariciado.
Los curiosos, los posibles clientes, transitan por allí con la seguridad de que mientras permanezcan en esta zona serán observados atentamente; aunque eso no les garantice que saldrán indemnes de un lugar que se rige por otras leyes.

domingo, 15 de enero de 2017

Concentración y movimiento (Medellín, Colombia)

Lanzarse al vacío debe ser una sensación alucinante. Implica vencer uno de los temores atávicos de los seres humanos: caer.
Es negarle importancia a la información que llega al cerebro. Es desafiar conscientemente una de las leyes primordiales de la física.
Pero para estos atletas es un ejercicio tan cotidiano, tan sencillo como lo es para la mayoría de las personas de esta ciudad coger el metro o utilizar una escalera eléctrica.
Ellos confían en el abrazo de la masa de agua que los espera, pero aun así sus movimientos deben ser de una precisión milimétrica. Gracias a la habilidad con que ejecuten esos movimientos, tan repetidos que se han convertido en parte de su cuerpo como los gestos de su cara o su manera de caminar, es posible realizar unos saltos que para otros resultarían imposibles.

jueves, 5 de enero de 2017

¿Para dónde se van los lectores? (Medellín, Colombia)

Así se veía la sede principal de la Biblioteca pública piloto para América Latina en septiembre del 2015, días antes de ser cerrada debido a unos arreglos estructurales que se le iban a hacer al edificio, según la versión oficial.
Ya se habían empezado a empacar los libros y tal vez porque se esperaba su cierre temporal, apenas si se veía uno que otro lector desprevenido.
Más de un año después este lugar sigue cerrado. Quizá pasará mucho tiempo antes de que los pocos lectores que aún insisten en frecuentar los interiores de las bibliotecas puedan volver a entrar a este recinto o a otros similares.

sábado, 27 de agosto de 2016

Luz de agosto (Medellín, Colombia)

Como en todas las grandes ciudades del mundo hay aquí lugares como éste donde la naturaleza brinda refugio a quienes sienten la necesidad del aislamiento para dedicarse a la difícil tarea de la introspección.
Aunque la profusión de artilugios que ofrece la tecnología parece aislar cada vez más a las personas, pocos sucedáneos sirven de reemplazo a un parque cuando la soledad se hace necesaria.

lunes, 15 de agosto de 2016

Vistas (Medellín, Colombia)

Esta es una ciudad que no se ve completamente desde ningún punto de su geografía. Construida en un valle sinuoso y estrecho siempre tendrá lugares que se escapen a nuestra mirada.
Sin embargo hay dos sectores de la ciudad que se han mirado desde antes de que existiera algún asentamiento en este valle: Oriente y occidente se contemplan desde las laderas observando sus diferencias geográficas. Pero las construcciones que lentamente han invadido las pendientes del norte de la ciudad se han encargado de borrar las diferencias pintando de un ocre uniforme las laderas que otrora ostentaban un sinnúmero de tonalidades verdes.
Un urbanismo descontrolado ha llevado a la invasión de unas montañas que en ocasiones ofrecen poca seguridad a sus habitantes; aunque para quienes habitan estos barrios vivir en las alturas quizá tenga el atractivo insuperable de ver una parte alejada de la ciudad desde las calles y las terrazas, así se tenga que pagar el precio de desplazarse lentamente por esas cuestas empinadas que exigen un buen estado físico y un sinnúmero de descansos al desplazarse por ellas.

viernes, 12 de agosto de 2016

Mundo flotante (Medellín, Colombia)

En esta realidad que a veces se presenta tan escabrosa y hostil es bueno descubrir imágenes como ésta que de inmediato nos remiten a las manifestaciones del arte o de la historia o de la literatura.
La primera idea que se viene a la mente es que esta bicicleta podría haber sido la que inspiró al dadaísta Marcel Duchamp para proponer uno de sus objetos artísticos.
O tal vez nos recuerde El ukiyo (mundo flotante) desarrollado durante el período Edo en el barrio Yoshiwara (1617) de Tokio, Japón. Una época donde se vivía "sólo para el momento (…) simplemente flotando, indiferente a la perspectiva de la pobreza inminente, optimista y despreocupado…”

viernes, 5 de agosto de 2016

Danza de los mirlitones o Danza de las flores (Medellín, Colombia)

Es un hecho conocido por todos que uno de los temas en los que se ha inspirado el arte, desde siempre, ha sido la belleza de las flores. Seduce tanto su forma y su colorido que hasta en la música se puede percibir su influencia. Baste recordar la danza de los mirlitones, recreada por Walt Disney en su película Fantasía y que forma parte del famoso ballet Cascanueces de Piotr Ilich Chaikovski; uno de los más representados en el mundo, especialmente en la época de Navidad.
En la exposición de orquídeas que se realiza anualmente en la ciudad encontramos este año, entre tantas variedades, ésta cuyas flores se asemejan a una troupe de bailarinas detenidas en el momento de ejecutar un paso de danza. La similitud con una escena de ballet es indudable.