miércoles, 8 de diciembre de 2010

Puerta al vacío (Medellín, Colombia)

Un hombre se debate entre dos azules, contemplando quizá la posibilidad de perderse en cualquier cielo.
Y es que hay días de soledad tan intensa que uno cree que sólo en el vacío es factible encontrar algún tipo de desahogo.
La mirada perdida del hombre apenas si le permite quedarse en el lugar donde su cuerpo ha permanecido durante mucho tiempo. Es como si a lo lejos la verdadera vida lo llamara y tuviera que luchar en su interior con el mundo conocido donde habita y del que apenas si podrá escapar si desecha los caminos usuales.

1 comentario:

  1. Jaime Alberto Barrientos9 de diciembre de 2010, 15:49

    Un paso adelante será un salto al vacío.

    ResponderEliminar