jueves, 7 de agosto de 2014

Un árbol florecido (Medellín, Colombia)

En esta ciudad las flores se han convertido, desde hace mucho, en su carta de presentación entre otras características. Por eso a nadie le extraña encontrarse una exposición de bonsáis incluida en todos los eventos que se hacen con motivo de la Feria de las Flores.
La técnica del bonsái originaria de China (donde simbolizaba para los monjes taoístas la eternidad, así como un puente entre el cielo y la tierra) ha recalado en este valle perdido entre montañas como en tantos otros lugares del planeta.
Independientemente de que se compartan o no este tipo de aficiones, donde se deforma la naturaleza para beneficio de los seres humanos, no se puede dejar de apreciar la belleza de un árbol diminuto completamente florecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario