martes, 10 de agosto de 2010

De camuflajes y texturas (Medellín, Colombia)

Son tan variadas las estrategias que adopta la gente de las ciudades para protegerse, que no es difícil representarse las texturas de la ropa como una forma de camuflaje, como si las personas quisieran mimetizarse con el entorno de tendencias monocromáticas de casi todas las grandes urbes.
Aunque siempre se ven por ahí algunos personajes que con su colorido quieren hacer todo lo contrario: desprenderse de lo cotidiano y pasar por la vida como esas orugas venenosas que con su apariencia desmesurada están comunicando a las demás especies su peligrosidad. Quizá estas personas se crean peligrosas, tal vez lo sean o no, lo cierto es que los atuendos estrafalarios dan un toque de folklorismo a los lugares por donde se pasean y en otras ocasiones uno cree que está en una de esas calles parisinas de Montmartre o del Village en New York, donde lo estrambótico no es extraño según la imagen que muestran algunas películas cuando se remiten a esos lugares.
En esta ciudad sólo es posible ver en contadas ocasiones algún personaje tan desusado como esta mujer cebra que se destaca contra un paisaje de vegetación artificial y excesivamente naif.

1 comentario:

  1. Jaime Alberto Barrientos11 de agosto de 2010, 19:39

    ¿Qué buscará en su bolso? Algunas esencias aromaticas, un tarot, una pipa de mate, un collar que le ha regalado algún líder indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.. en fin, son muchas las cosas que hacen de esta mujer, alguien especial.

    ResponderEliminar