viernes, 5 de noviembre de 2010

Coartada para el reciclaje (Medellín, Colombia)

Verdaderamente hay algo en esta ciudad que impulsa a sus habitantes a sembrar plantas en cualquier lugar, así sea en canecas de plástico como éstas que debieron contener en sus orígenes los elementos más tóxicos y que ahora, gracias a la iniciativa de algún jardinero amateur albergan unas cuantas plantas.
En realidad todavía no son las más frondosas (les falta mucho para aclimatarse del todo), pero esta propuesta para contrarrestar la imagen árida de algunos rincones urbanos tiene su validez.
Le recuerdan a uno esos patios donde todavía la gente siembra matas en vasijas de todo tipo, desde las tazas de loza o de peltre rotas hasta ollas que de tanto haber sido repasadas por la esponja de brillo lucen orgullosas sendos agujeros.
En este edificio donde el barro cocido campea, hacía falta un poco de verde, así sea que intente medrar en jardineras poco convencionales.

2 comentarios:

  1. Jaime Alberto Barrientos6 de noviembre de 2010, 10:57

    Recuerdo a mi tía sembrando cebolla larga en un tubo de cemento.

    ResponderEliminar
  2. que articulo tan chevere, yo tambien recuerdo a mi abuelita con sembrando en las canecas plasticas sus maticas

    ResponderEliminar